LA SOCIEDAD DE BOMBEROS VOLUNTARIOS CELEBRÓ EL DÍA

En la mañana del domingo, con un chocolate, el izamiento del Pabellón Nacional y el tradicional toque de sirena, se desarrollaron los festejos del Día del Bombero.

Durante el acto realizado desde las 11 de la mañana en el cuartel, el bombero Pablo Benavidez, expresaba.

“El labor del bombero es inmensamente agradecido por toda la comunidad, por su desinterés, por su entrega, por nuestro profesionalismo, pero hoy los agradecidos somos nosotros.

A todos ustedes, a nuestra familia, a mi mamá, papá, esposa, hijos, hermanos, esas personas que se preocupan y se ocupan tanto por nosotros. Porque mientras nosotros nos preocupamos por los terceros, que son nuestra sociedad, cuando toca la sirena son ellos los que se preocupan por nosotros y que estemos bien.

Son quiénes nos escuchan en aquel momento en el que las sirenas y las luces se apagan, queda todo en silencio. Quiénes nos han dado sus hombros cuando quebramos, porque también lloramos.

En las situaciones que trabajamos, muchas veces son hechos bastantes desafortunados y nos hacen caer, nos hacen quebrar, y ellos están ahí, el momento en el que nuestros seres queridos entran en participación y nos apoyan en todo momento.

Es por eso que yo le agradezco a los míos y a cada uno de nuestros compañeros. Gracias y no nos dejen solos, que sin ustedes esto no va más”.